.

Estándar

Cuando despertó todavía no se colaba la luz a través de la persiana.
Aún estaba en esos instantes en los que no se sabe si se está soñando o no, cuando comenzó a preguntarse donde se encontraba, a pesar de despertarse en esa cama cada fin de semana.
Bastaron unos segundos más y unos brazos que la apretaban fuerte desde atrás para despejar su duda y devolverla a la realidad.

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s