Reflexión en voz alta

Estándar

Ahora que empezó el juicio por el asesinato de Miguel Ángel Blanco, he recordado esos días.

Puedo recordar millones de detalles de la tarde en que lo encontraron medio muerto. Como que era sábado y estaba en Montilla (como todos los veranos) en casa de mi abuela. Como siempre, para aliviar el calor de la tarde mi abuela lo tenía todo a oscuritas y el ventilador al máximo, me preparó la manta en el suelo para que me tirara en ella. Nos pusimos a ver la tele (que como era sábado había que ver Cine de barrio), no terminó la sintonía de la película (que era de Raphael) cuando empezaron los avances contando, en el momento, todo lo que se iba conociendo.

Era la primera vez (creo) que tomaba conciencia de lo que pasaba con esto de la ETA, aunque siempre me quedaba todo como que muy lejos.

Pero, años más tarde, también estando en Montilla y mientras nos preparábamos para la feria, se interrumpió la película Evita con imágenes que me resultaban conocidas. Acababan de asesinar a Jose María Martín Carpena, el padre de unos chicos que estaban en mi colegio, justo en el bloque en el que vive una amiga mía, cerca de mi casa.
Esta vez si que me asuste, ya no era un problema de “por ahí arriba”.

Es la primera vez que hablo de algo serio, pero no hay que buscarle ningún sentido a mis palabras. Es tan solo una reflexión en voz alta que me surgió al ver las noticias.

Anuncios

»

  1. Yo ese dia estaba super nervioso. Recuerdo que estaba sentado en el sofá con la radio puesta cuando dieron la terrible noticia y empecé a temblar y estuve toda la tarde llorando.

  2. Yo recuerdo estar viendo el Tour de Francia y como el lacito azul que sustituía a la mosca de la televisión se iba haciendo cada vez más grande hasta llenar la pantalla a la hora en la que se cumplía el plazo.

    En Madrid sabemos bien que no son cosas de ahí arriba. Hubo una época en la que no se iba al centro “por si ponían una bomba”.

  3. YO estaba en la playa, con unas amigas, nos pasamos la tarde pegadas a la pantalla esperando una buena noticia… que finalmente no llegó. Y a todo esto, el dinero recaudado en el macro concierto que hicieron en su honor para el Polideportivo de Ermua, todavía está por ver. QUe triste hacer negocio con la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s