3.37

Estándar

Cuando abrió los ojos ya no estaba.

Se había ido siguiendo el mismo ritual que otras veces. Pero ahora era distinto. Sabía que no la iba a volver a ver.
Nadíe se lo había dicho, pero lo presentía. Como había presentido su última vuelta, cuando las heridas aún sangraban.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s